martes, 16 de junio de 2009

Parte 11.

Al salir de allí la gravedad era prácticamente inexistente, la mezcla de café y tabaco en su boca, el brillo de su pelo negro acariciando su cintura, el sol en sus mejillas, y la alegría de los pantalones al viento escribieron dos sencillas palabras: "Bendito Abril".
Abril de lluvias primaverales, de noches belicosas o tardes de nostalgia. Abril, tan inquieto e imponente.

Siguió caminando, sin sentido aparente, daba vueltas alrededor de la plaza, recorría cinco veces la misma calle, calle arriba y calle abajo. Pensaba. Aunque su mente estaba en blanco, se limitaba a deshacer el revoltijo de ideas que la habían sacudido en los últimos meses. Se sentía viva, se sentía ella. Se sentía más Sara que nunca.

Y al llegar, justo un instante antes de meter las llaves en la cerradura, justo antes, sintió que un cubo de nostalgia le caía en la cabeza, que la necesidad empapaba su pelo, que la soledad, volvía a mojar sus mejillas, no quería estar allí, no quería sentirse una extraña en su propia casa, pero es que TODO lo que allí se encontraba le recordaba a TODO. Sergi, Pol, su madre libertina y su hermano demasiado valiente, hasta recordó a su padre.

Mientras todo esto revoloteaba por su cabeza se descubrió mirando al suelo. Levantó la cabeza, se apartó el pelo de la cara y decidió entrar.

Lo primero fue la cocina.
Sin siquiera encender la luz cogió un taburete, y descolgó la lampara verde y naranja, la suciedad se había incrustado en ella, aunque se entreveían las divertidas formas anteriores. Igual que en Sara, la soledad había tapado su verdadera forma, pero no existe nada que no se pueda limpiar. Cuando acabó con la lámpara decidió que aquello era demasiado para ella. Salió al balcón de su habitación, y fumando contempló el atardecer, no recordaba cuando había sido la última vez que se había sentado a fumar, simplemente, mirando al vació. Sí que lo recordaba. Con Pol, en las escaleras blancas.
Y empezó a sentir otra vez el cosquilleo, sabía que un par de semanas atrás, hubiese llorado desconsoladamente, pero hoy se sentía suficientemente Sara como para afrontar la resignación que había adoptado ante su vida, se había convertido en espectadora de su propio escenario, y se había cansado de ello. Con la humedad de los últimos minutos de las tardes de Abril entró y descubrió el diario sobre su cama. Lo cerro con mucho cuidado, y lo depositó otra vez en el cajón. El pasado son hechos que no se pueden pasar por alto, pero el futuro es nuestra voluntad para convertir en eterno aquello que nos hace felices, y conservar lo que ya nos ha hecho sonreír.




-------------------------
He decidido que a partir de ahora utilizaré este blog solo para mi "Historia de dos mundos". Después de mucho tiempo dandole vueltas al asunto he conseguido separar la ficción de la realidad que vivía en un cierto momento, Sara es Sara, con mucho de Antonella pero está claro que ni yo misma podría crear un personaje que fuese exactamente igual que yo, así pues os invito a visitar mi otro blog. Gracias!


6 comentarios:

Princesa_DeAquelViejoReinoPerdido dijo...

Todos los personajes son un poco nosotros, sin embargo un cierto pudor literario hace que no sean nuestro reflejo, sino mas bien un boceto de nuestras realidades, nuestros colores, nuestros amigos... todas esas cosas que son nuestra vida y al mismo tiempo son ajenas a nosotros.
Me siento orgullosa estar en una historia tan maravillosamente contada como la tuya(:
Un besiito Anto, eres genial.

andrés dijo...

Creo que me perdi muchas partes y empezarÉ desde le comienzo

Saludos

andrÉs

webero dijo...

claro,, el futuro depend d nuestra voluntad, d lo q intentemos para mejorar nuestras vidas =),,, el pasado q se quede alli para enseñarnos,,,

saludos,,

Camaleona dijo...

El futuro lo marcamos con nuestras decisiones, que en gran medida se basan en nuestras experiencias pasadas... método de prueba y error.

isia dijo...

Me alegro dq hayas conseguido separar sendas historias. Aunque siemrpe q se crea un personaje acaba llevando algo de nsotros mismos.

Siento haber tardado tantoe n apsarme por aqí, epro con los exámenes y el curso no tnía tiempo, ahora vovlerá a disfrutar de tu bella historia.

Un beso

Hanami dijo...

Me doy cuenta de lo alejada que estaba de todo este mundo u.u había empezado a leerte desde que habías comenzado tu historia, tengo que ponerme al día, me alegra que hayas avanzado tanto y espero seguir leyendote
(por si acaso soy Michel Fox, no creo que me recuerdes, pues hace meses que no me pasaba por aqui)
cariños desde la distancia temporal y fisica u.u