martes, 19 de agosto de 2008

A veces

.
A veces la quiero tanto, a veces es mi Dios, o como se llame, es lo que sea que hace nuestras vidas más patéticamente felices.
Pero otras veces, la mayoría, no la conozco, dieciséis años con ella y no la conozco, es tan... poco cariñosa, por ponerle algún nombre (aunque en realidad es mas bien para evitar decir que es una persona verdaderamente rebuscada y egoísta). La desconozco, todo es como ella dice, nada tiene explicación lógica más allá de sus breves conocimientos, no acepta nada que no entienda, y toda variación respecto a su punto de vista es una falta de respeto.
En definitiva, sólo cree en lo que ella dice, y sólo confía en lo que ella piensa.
Según sus propias palabras, es sincera con ella y con el mundo, aunque también digo eso para no decir que es tan dura, que ni ella misma soporta sus críticas.
También dice que todo lo que hace lo hace por mi, bien... no creo que amargarme la vida me vaya a servir de mucho, aunque es solo una opinión vaya, pero claro, como no es tuya, no creo que te valga.
Lo siento, eso ha sido un repentino ataque de ira, nunca soy así, siempre guardo las formas, 'comportandome como una señorita' es lo que toca, lo que debo hacer, siempre tengo un comportamiento 'políticamente correcto' (aunque dudo que palabras relacionadas con política y lo correcto, puedan ponerse en la misma frase).
Lo que digo, ataques, no ataques de pataditas de niña caprichosa, me refiero a ataques, de esos que empiezan con una lágrima, y acaban con unas manos en mi cara pidiendome por favor que me tranquilize, que respire. Sí, mucha veces no puedo respirar, es cuando pienso en ella, es cuando me muero un poco más por dentro, cuando me duele el corazón, soy demasiado débil para admitir que soy fuerte.

Ella.
.

No hay comentarios: