domingo, 31 de agosto de 2008

Ella.

En su ventana se fuma un cigarro, y ojalá sea el último piensa, (porque si fuera verdad significaria que no ha despertado en la mañana) pero sabe que para mal o para bien no es así, se despierta, coje sus cosas, y se pasa unas horas pensando y escribiendo, aprendiendo, si es que cabe algo más en su cabeza, sabe que lo odia, pero que lo necesita, 'por su bien'.
UNas horas más en casa, 'en su hogar', aunque siente que ese sitio está completamente vacío, a decir verdad, nunca se ha sentido bien en ningún sitio, nada acogedor, ni que le traiga buenos recuerdos, al cabo de un rato, medicinas, a la ducha, al trabajo, y vuelta a empezar.
Pero hoy es diferente, solo un pelín, solo un sentimiento de ganas de cambio pasa por su cabeza en el último instante, y por la mañana, al comprobar que, de nuevo, el cigarro de anoche no fue el último, se viste, y decide cambiar.
Un leve pensamiento es suficiente, un atisbo de esperanza donde ya no queda nada.

1 comentario:

bicholove dijo...

jaja si tia demasiado tiempo libre:P